5 casos de éxito para inspirarse

5 casos de éxito para inspirarse

La recuperación económica y mejorar la competitividad, son los factores que inspiran a las empresas a brindar soluciones innovadoras.

 

Tecnigral. Gestión y conservación de espacios verdes

“Cuando creamos Tecnigral no se tenía conciencia de
la importancia del arbolado, que era muchas veces tratado como mobiliario urbano. Tampoco se valoraba suficientemente la importancia de las áreas verdes en la ciudad”, confiesa Santiago Doval, director general de Tecnigral. De ahí que se decidieran a fundar un negocio focalizado en servicios relacionados con la investigación para el conocimiento y mejor gestión del arbolado, los parques y jardines.

Las Administraciones públicas y las empresas que prestan servicios de conservación son sus principales clientes. Y aunque su metodología incluye la aplicación de innovadoras herramientas tecnológicas, Tecnigral apuesta por la combinación de técnicas tradicionales y modernas en su trabajo: “Se trata de potenciar todos ellos a través de una adecuada gestión del conocimiento. Más bien lo que se consigue es poder aprovechar mejor los recursos para optimizar el uso de esos artículos más tradicionales”, asegura.

La crisis económica supuso una “merma notable” para su negocio debido a la reducción presupuestaria que las Administraciones públicas dedicaban al mantenimiento de las zonas verdes. Y eso que “una farola puede dejarse de pintar, pero si un árbol no recibe la atención debida se condiciona su desarrollo e incluso se puede provocar su muerte, lo que supone la pérdida patrimonial de la inversión realizada en su plantación”, advierte Doval, quien, sin embargo, se congratula que con la recuperación económica las cosas vuelven a mejorar. En la actualidad Tecnigral emplea a 30 personas. 

 

Sembradas. Diseño de jardines sostenibles
Cuando Daniel Villegas fue despedido tras siete años en el sector de los laboratorios
y la inspección ambiental, volcó su experiencia en la creación de Sembradas, empresa dedicada al diseño y mantenimiento de jardines con un aspecto diferenciador, ya que su trabajo parte de los principios de la xerojardinería, que hace un uso responsable de los recursos naturales: “Apostamos por una jardinería sostenible con el menor consumo de recursos y la utilización de especies autóctonas o naturalizadas”.
Surgida en plena crisis, desde Sembradas han
visto como la recuperación económica ha beneficiado decisivamente a su negocio, ya que “para que se invierta en el jardín primero se deben tener garantizadas las necesidades básicas y la estabilidad laboral”.
La personalización de sus proyectos a cada cliente concreto también les ha permitido tener una buena acogida entre el público, debido a que no abundan en el mercado las empresas y profesionales que adapten de manera tan individual sus trabajos. De ahí que el boca a boca sea su principal fuente de atracción de clientes, lo que unido al trabajo digital que desarrollan mediante su página web y su perfil de Facebook les ha permiti
do despegar con buenas perspectivas este proyecto emprendedor. Y es que hasta la fecha el negocio no para de crecer. Como reconoce Villegas, “cada año está aumentando la facturación, el número de clientes y el volumen de trabajo”. También la diversidad de sus acciones y el público al que se dirigen está permitiendo esta expansión. 

Entresemillas. Venta de semillas exóticas

Como muchos otros negocios, Carlos Palomo puso en marcha Entresemillas por una necesidad propia: amante de la botánica, tiene una preferencia personal por plantas tropicales como el cacao o la canela, cuyas semillas son difíciles de encontrar en España. “Así surgió ante mí una necesidad no cubierta del mercado que me dispuse a cubrir”, comenta. De este modo fue evolucionando su idea de negocio como una e-commerce en la que estuvieran disponibles diferentes semillas exóticas e inusuales de difícil adquisición en los viveros locales, para más tarde adaptarse a las demandas del mercado y añadir la venta de plantas exóticas provenientes de sus propias siembras, así como productos más comerciales como kit de siembra o cajas regalo. Aunque en un principio sus principales clientes eran personas más especializadas y con conocimientos del sector, poco a poco su negocio se ha ido abriendo a otro tipo de público más novel que se inicia en este mundo y para el que Palomo reconoce que hay que hacer “una labor de información y divulgación más laboriosa y necesaria”. A ellos llega principalmente gracias a una estrategia de marketing
y venta basada en la difusión digital a través de redes sociales, mail marketing y blog.
El análisis y la revisión continua del mercado y las ventas han sido clave para que Entresemillas haya ido escalando tanto
en inversión como en volumen
de negocio desde su creación hasta la actualidad. Y eso que, reconoce Palomo, se trata de una empresa que “conlleva un gran esfuerzo, puesto que tienes que llevar a cabo el proceso desde la adquisición de las semillas hasta la siembra, el cuidado de la planta y la venta de la misma”.

 

Agricología. Centro de agricultura ecológica

Con la intención inicial de recuperar unos terrenos agrícolas abandonados pertenecientes a su familia, José Manuel Bisetto, gerente de Agricología, comenzó a desarrollar un proyecto de huertos ecológicos que más tarde deveniría en un centro agroecológico de desarrollo rural con servicios integrales, que incluye la producción de cultivos, el desarrollo de huertos municipales, la impartición de formación en centros educativos, la consultoría en proyectos ecológicos y el desarrollo de iniciativas medioambientales. “En 2006 fuimos una cosa rara, la vuelta al campo que no siempre se comprendía. Yo siempre vi el cambio, el futuro de este modo de vida, que ahora es real”, arguye Bisetto, quien defiende la novedad de su negocio al concentrar en un solo centro una gran variedad de servicios agroecológicos, un tipo de empresa que escasea en la actualidad y con el que se busca “un cambio en la educación de la sociedad”, que se encamine más hacia lo rural.
Algo que no siempre es fácil, sobre todo a la hora de encontrar financiación, ya que se trata de un proyecto en el que “la rentabilidad no es cien por cien económica, sino también medioambiental, social, educativa…”. Y es que, como reconoce Bisetto, la recuperación de la zona gracias a proyectos como Agricología ha conllevado unos beneficios a la comarca que desde la Administración no se valora lo suficiente. A pesar de ello, la iniciativa, que inició en solitario
y con fondos propios, es también rentable económicamente y está en pleno crecimiento: en la actualidad ya emplea a tres personas y se esperan tres nuevas contrataciones en los próximos meses, ya que los nuevos proyectos no paran de surgir. 

 

Visualnacert. ‘Software’ de gestión agrícola

“Nuestro amor a la tierra como agricultores nos ha proporcionado la fuerza y los recursos para emprender el negocio tecnológico para la agricultura”. Así explica Mercedes Iborra, cofundadora de Visualnacert, el origen de su empresa: “El software de gestión agrícola y cuaderno de campo que incluye una app más completa del mercado”. No obstante, además de poder trabajar en red con todo el equipo, la plataforma Visual 3.0 permite disponer de imágenes satélite de las parcelas o conectar con datos de sensores, así como conectarse con bases de datos públicas y obtener datos agroclimáticos.

Dan a conocer su producto con reuniones comerciales online, redes sociales y la propia web, que permite probar su plataforma gratis durante una semana. Tampoco se han olvidado de promocionarse en las revistas del sector agroalimentario. Sin olvidar que “la recuperación económica y más aún la necesidad de las empresas de mejorar la competitividad” les ha favorecido para impulsar su negocio y llegar a importantes compañías.

Un proyecto que ha contado con la inversión de un potente partner comercial, Telefónica, así como de inversores del sector y Enisa. “Visualnacert es la empresa de agrotech que ha obtenido la mayor inversión realizada hasta ahora en España [un millón de euros]”, destaca Mercedes Iborra.

Su solución Visual gestio
na cerca de dos millones
de hectáreas y más de 30 cultivos, y la compañía no para de crecer: “Trabajamos en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, donde damos solución a empresas con diferentes necesidades”.