11 consejos para elevar tu productividad en la oficina

11 consejos para elevar tu productividad en la oficina

La productividad es una de las palabras de moda en el mundo de los negocios junto con implicación y compromiso. Lo que está claro es que, mientras que implicarte o comprometerte con tu empresa es algo voluntario (entre otras cosas porque no acostumbra a estar remunerado), de tu productividad pueden depender incentivos, subidas de sueldo o incluso mantener o no tu puesto de trabajo.

Si además eres autónomo, la productividad es aquello de lo que dependerá si comes o no el mes que viene. Por eso, nunca está de más conocer algunos trucos que optimicen tu capacidad a la hora de trabajar. Y si encima te hacen la vida más agradable, mejor. Ahí van:

1. Acaba con los malos hábitos

En ocasiones, la falta de productividad se debe a malos hábitos adquiridos a lo largo del tiempo. Un primer paso para mejorar tu rendimiento laboral es dejar estas rutinas. Sin embargo, no es fácil modificar de la noche a la mañana situaciones que se llevan desarrollando desde hace años. Sé paciente y tómate tu tiempo. Si no, te resultará imposible deshacerte de ellos y preferirás acomodarte permanentemente en esos malos hábitos.

2. Oblígate

Ponte objetivos y oblígate a cumplirlos. Si es necesario, busca alguien que te supervise. No hace falta que sea un jefe jerárquico, basta una persona de confianza ante la que tengas que reportar tus avances y objetivos.

3. Organízate

No es mala idea que, al acabar la jornada laboral, escribas en una lista las cosas que te gustaría resolver al día siguiente. También puedes hacerlo antes de comenzar a trabajar. El truco está en ser realista: no agrupes en un mismo epígrafe varias tareas. Lo más probable es que no las cumplas o que te cueste más llevarlas a cabo.

5. Ordena tu escritorio

Normalmente, cada papel que hay en tu mesa de trabajo se corresponde con una tarea que tienes que realizar. Tenerlos todos a la vista es sentir constantemente la presencia del deber no cumplido. Como es un hecho que no todos son igual de importantes ni corren la misma prisa, elimina de tu alrededor aquello que no sea urgente. Trabajarás mejor y tu nivel de estrés disminuirá.

6. Utiliza la tecnología de forma inteligente

Los ordenadores y dispositivos electrónicos nos facilitan la vida, no cabe la menor duda. Sin embargo, en ocasiones es más sencillo agarrar un lápiz y un papel que encender el ordenador, abrir el programa, apuntar una idea, salvar el documento y mandarlo a la impresora de la oficina.

7. Pon fin a la multitarea

Hacer varias cosas a un mismo tiempo no es trabajar más ni ser más productivo. Muy al contrario, lo normal es que tardes más en hacer lo que necesitas y que cometas más errores. No es una cuestión de experiencia o profesionalidad, es sencillamente biología: el cerebro humano no está preparado para hacer tantas cosas al tiempo. Mejor hazlas una a una.

8. Muévete

No te engañes: estar sentado en tu puesto no es sinónimo de estar trabajando. Además, pasar demasiado tiempo sin levantarte no solo puede afectar a la productividad, sino que puede perjudicar tu salud. Levántate, date una vuelta, habla con la gente de la oficina y haz ejercicio en tus ratos libres.

9. Descansa

No temas tomarte un respiro. Descansar no es perder el tiempo, es reponer fuerzas. Haz pausas breves a lo largo de la jornada laboral y procura desconectar largos periodos de tiempo entre jornada y jornada de trabajo. Eso que ahora ves como una pérdida de tiempo es una inversión en eficacia y, lo más importante, en creatividad. Las buenas ideas abundan en los cerebros frescos y descansados.

10. Evita procrastinar

Una cosa es descansar y otra despistarse con el vuelo de una mosca. Los neurólogos afirman que el ser humano está programado para atender a cualquier estímulo porque en el pasado debía estar atento a las amenazas que le acechaban durante su vida salvaje. La oficina no es la selva así que, si es necesario, cierra internet, bloquea ciertas páginas, no abras las redes sociales o utiliza trucos como este que publicó Yorokobu hace unos días para no demorar tus responsabilidades.

Aunque los decálogos siempre parecen más contundentes y perfectos, lo cierto es que este debe completarse con un consejo de propina que sirve para entender todos los anteriores. Es el siguiente:

10 + 1. ¡Viva la diversidad!

Cada trabajo es diferente, cada jornada laboral, imprevisible y cada persona, única. Por tanto, no hay reglas universales para ser más productivo. Si bien hay elementos comunes a todas las personas, la eficacia de estos consejos dependerá de tu capacidad para adaptarlos a tu realidad y tus capacidades. ¡Ah!, y no olvides una cosa: eres humano. Si no cumples algunas de las cosas que te propones, no te laceres. Es mejor olvidarlo y seguir adelante que atormentarse.

Fuente: https://www.weforum.org/es/agenda/2017/06/10-1-consejos-para-que-seas-mas-productivo-en-tu-trabajo